Hablemos de derechos humanos

FOto: diario EL comercio

PPK y su puerta grande

¿Será suficiente el antifujimorismo para llegar a Palacio?

Publicado: 2016-04-15

Pedro Pablo Kuczynski ha dicho que nunca ha trabajado para una dictadura y que él representa una derecha democrática. Esto en clara alusión al Gobierno del padre de Keiko Fujimori, su rival en la segunda vuelta electoral peruana.

Las declaraciones de PPK sin duda buscan de plano marcar una diferencia respecto a lo que puede representar la candidatura del fujimorismo. El postulante de Peruanos por el Kambio ha querido comenzar la campaña de la segunda vuelta mostrando sus credenciales democráticas y su lado antifujimorista.

Pero ¿es suficiente apelar al antifujimorismo para ganar esta elección? ¿Basta con decir que su candidatura es democrática y la otra no?

Los primeros pasos de PPK en esta segunda vuelta han sido básicamente declaraciones a la prensa. No hubo más. En cambio a su contrincante se le ha visto más activa. En pocos días, Keiko Fujimori ha tomado la iniciativa tomando acciones muy vistosas para el común del electorado como por ejemplo encabezar una bicicleteada o participar de encuentros vecinales. Pero además la hija de Alberto Fujimori ha sido la primera en reunirse con uno de los ex candidatos presidenciales. Antero Flores Aráoz, sobre quien nadie puede dudar de sus credenciales democráticas, ha recibido a la lideresa de Fuerza Popular para presentarle su plan de Gobierno. Y aunque el buen Antero no representa un significativo bolsón de votos (0,42% de votos al más del 99% de actas procesadas por la ONPE), al menos la visita proyecta un gesto importante para el elector.

PPK va a tener que remar bastante para superar a Keiko. Y sobre todo teniendo en cuenta que los votantes de la otra fuerza política importante en estas elecciones como el Frente Amplio son en general electores que reflejan el descontento por los actores políticos tradicionales. Son electores que quieren un cambio. Y en ese sentido se parecen en ciertos aspectos al votante común de Keiko, el cual pide presencia visible y permanente de las autoridades, es decir un cambio en la forma cómo se han conducido las autoridades recientemente.

El votante promedio de PPK es - según palabras del mismo candidato - un elector que desea seguir creciendo con el desarrollo del país. Pero no necesariamente es ese elector que sigue en la pobreza y que está frustrado de la inacción política. Allí, Keiko parece tener puntos a su favor. Y ese importante detalle no se combate solo mostrándose como el candidato demócrata y antifujimorista. Así, simplemente la candidatura de PPK estará destinada a la puerta grande pero del rechazo.


Escrito por

Renzo Mazzei

Periodista. He trabajado para televisión. Ahora escribo. Desde política hasta fútbol. En twitter @renzomazzei


Publicado en

Punto de mira

Un blog de Renzo Mazzei